OLLA DE COCCIÓN LENTA CROCK POT ¡DISFRUTA DE MÁS TIEMPO PARA TI!

Con la vuelta al cole empezamos con la rutina, las actividades extraescolares y nos queda muy poco tiempo para cocinar y para disfrutar de nuestro tiempo libre. Por eso queremos hablaros de la olla de cocción lenta Crock Pot. Con este pequeño electrodoméstico podréis preparar vuestras recetas preferidas mientras estáis fuera de casa, Crock Pot cocinará por vosotros y con un resultado muy sabroso.

Es una olla eléctrica que tiene una base de resistencia que no se ve y que forma la estructura exterior de la olla, dentro hay un cuenco cerámico e incluye también una tapa de cristal para que podáis ver cómo van haciendo chup-chup los alimentos. Además tiene un temporizador digital con pantalla LED que te permite programar la cocción desde 30 minutos hasta 20 horas.

 

¿Cómo funciona Crock Pot?

La olla de cocción lenta también llamada slow cooker es muy fácil de usar, únicamente tenéis que seleccionar los ingredientes, ponerlos en la olla, programar el tiempo de cocción ¡y listo!

Crock Pot tiene dos programas de cocción: Temperatura Alta y Baja, con ambas funciones se llega a una temperatura máxima de 100ºC. La diferencia está en el tiempo en que tarda cada opcción en llegar a una misma temperatura: la  función de Alta Temperatura tarda casi la mitad de tiempo que la de Baja Temperatura.

Podéis usar Alta Temperatura cuando llegan a casa invitados por sorpresa o necesitáis preparar vuestros platos en menos tiempo.

La opción de Baja Temperatura es ideal para que la comida se prepare de forma lenta y suave, mientras estáis fuera de casa o haciendo cualquier otra actividad. Y si tenéis que estar fuera más tiempo del esperado ¡no hay problema! Una vez que finaliza la cocción, se activa de forma automática el modo Keep Warm. Así que cuando lleguéis, la comida os estará esperando bien calentita y en su punto perfecto 👌

Con las ollas de cocción lenta la carne puede tardar en cocinarse entre 7 y 10 horas a fuego lento, y el resultado es espectacular: se convertirá en mantequilla cuando os la pongáis en la boca.

Y una vez lista la comida, podréis servirla en el mismo recipiente de la Crock Pot ¡más cómodo imposible!

¿Quién dijo que tener tiempo para ti y preparar platos caseros a fuego lento es incompatible?

Crock Pot, como la cocina de la abuela.

Además de ser muy cómodos, los slow cookers potencian el sabor y conservan las propiedades de los alimentos gracias a su método de cocción lenta y suave. Es una cocina como la de antes, como la de las abuelas, que cocinaban sus platos haciendo chup-chup, a fuego lento, muy lento, consiguiendo recetas con sabores irresistibles.

¿Al estar tanto tiempo enchufada, consume mucho?

Estas ollas tienen un consumo muy bajo que permite cocinar durante mucho tiempo sin que repercuta en la factura de la luz. ¿Alguna vez os ha preocupado lo que consume vuestro frigorífico? Pues puede llegar a multiplicar por 4 la potencia de un slow cooker.

Recetas con la olla de cocción lenta Crock Pot

Muchos piensan que la olla de cocción lenta se utiliza únicamente para preparar platos calientes como: guisos, legumbres, arroces, pasta, carnes, pescados, patatas… ¡Pero se le puede sacar mucho más partido!

Podemos preparar bebidas como por ejemplo: leche merengada, limoncello, vino especiado…

Y también postres: arroz con leche, flanes, compotas, cremas ¡e incluso bizcochos!, ya que en el recipiente se puede reproducir un ambiente parecido al de un horno.

Receta Crock Pot: Pollo asado al limón y hierbas

Detalle olla de cocción lenta CrockPot

Aquí os dejamos una receta muy sencilla para hacer en la Crock Pot, así se nos empieza a hacer la boca agua:

Ingredientes para 4-6 personas:

  • Un pollo de 1,5kg aproximadamente
  • 1 cebolla
  • Mantequilla
  • Zumo de un limón
  • 2,5 g de sal marina
  • 15 g de perejil fresco
  • 5 g de tomillo seco
  • Una pizca de pimentón
  • 100ml de agua o caldo

Preparación:

1.- Unta la piel del pollo con mantequilla y colócalo en la olla.

2.- Corta la cebolla a rodajas y ponla también en la olla.

3.- Exprime un limón sobre el pollo y reparte sobre él el resto de condimentos.

4.- Añade el agua o caldo, pon la tapa y cocina a baja temperatura durante 8-10 horas o a alta temperatura durante 4 horas.

¡El resultado os impresionará! La carne quedará tierna, jugosa y muy sabrosa.

Bon appétit!

Déjanos tus comentarios