Cómo afilar tus cuchillos ¡y mucho más!

Los cuchillos son una herramienta indispensable en la cocina y como vimos en el post que publicamos sobre sus tipologías los hay para todos los gustos, desde los más polivalentes que sirven para casi todo hasta los que son de usos más específicos.

La clave para que un cuchillo corte a la perfección está en el filo, así que en este post nos centraremos en cómo afilar los cuchillos correctamente para sacarles el máximo partido. Con un cuchillo bien afilado podréis cortar con más precisión, haciendo menos fuerza y con más seguridad.

Empezaremos explicando un pequeño  truco para averiguar si los cuchillos están bien afilados: dobla un folio tamaño A4 por la mitad y desliza el cuchillo por encima de él, si se corta sin esfuerzo está bien afilado, si no ¡toca ponerse manos a la obra! También puede hacerse la prueba con un tomate o una cebolla: si cuando cortamos el cuchillo se desliza sobre la piel, no está bien afilado.
afilar cuchillos - Cooking TKC

Ya hemos detectado que nuestros cuchillos necesitan un afilado, ahora bien, ¿qué herramienta utilizamos? ¿Una chaira, una piedra de agua o un afilador? A continuación os resumiremos cómo funciona cada sistema para ayudaros a elegir el que más os convenga:

 

CHAIRA

chairas

Las chairas normalmente son de acero cromado de gran resistencia, un material más duro que la hoja de un cuchillo, lo que permite que al ir deslizando su filo sobre la chaira, este se vaya afilando.

Para afilar con chaira es muy importante mantener el ángulo de 15-20 grados y pasar todo el filo de la hoja. A continuación os explicamos el proceso paso a paso:

1.- Coloca la chaira con su punta apoyada sobre una superficie lisa. El ángulo entre la hoja y la chaira debe ser de unos 15-20 grados.

2.- Pasa el cuchillo boca abajo a lo largo de la chaira trazando una ligera curva. Asegúrate que todo el filo del cuchillo pasa por la chaira: desde la punta hasta llegar al mango.

3.- Repite el proceso por el otro lado de la chaira para afilar la otra parte del cuchillo.

4.- Repite los pasos anteriores entre cinco y diez veces para afilar la parte frontal y trasera de la hoja.

En las primeras pasadas hay que aplicar más presión e irla reduciendo poco a poco hasta el final.

Las chairas se utilizan en aquellos cuchillos que han perdido el filo debido al uso continuado, si después de haber afilado un cuchillo con la chaira, sigue sin cortar bien, llega el turno de las piedras de agua o afiladores.

Ojo: Las chairas no deben utilizarse con cuchillos de acero al carbono.

Cómo usar una chaira

Os dejamos el enlace a  un video para que podáis ver en detalle cómo usarlas: chaira.

 

 

PIEDRAS DE AGUA

piedra agua

Estas piedras constan de dos caras distintas: una de grano fino y otra de grano grueso. El lado grueso se utiliza para eliminar irregularidades, es lo que se conoce como pre afilado. Con el lado fino se consigue el afilado del cuchillo (afilado fino) y el pulido de la hoja. Cuanto más fina sea la piedra, más preciso será el afilado.

¿Cómo usarlas?

1.- Sumerge la piedra en agua entre cinco y diez minutos, en cuanto deje de burbujear, la piedra estará lista. Habrá que ir humedeciéndola con agua durante todo el proceso de afilado.

2.- Coloca la piedra sobre una base antideslizante y usa en primer lugar el lado grueso. Pasa la hoja en ambas direcciones (alejándola y acercándola hacia ti) en un ángulo de 10-15° presionando de forma ligera.

Es importante pasar la hoja entera empezando por la punta, pasando por el centro y terminando en el extremo. Al cabo de un rato se formará una fina rebaba que no debe quitarse, ya que contribuye al afilado.

3.- Da la vuelta al cuchillo y sigue con la otra cara de la hoja.

4.- Pasa el cuchillo varias veces, manteniendo siempre el mismo ángulo para que el afilado sea simétrico.

5.- Repite el proceso anterior colocando el cuchillo sobre la parte de grano fino.

6- Para finalizar, desliza la hoja con dos pasadas en posición oblicua respecto al filo y en dirección hacia ti, así eliminarás la rebaba final.

7.- Enjuaga la piedra de afilar y el cuchillo.

Aquí tenéis un video para que podáis ver el proceso paso a paso: piedra de agua.

 

 

AFILADORES

Son muy fáciles de utilizar, así que sin ser grandes expertos podréis afilar vuestros cuchillos de forma rápida y cómoda. Los afiladores están diseñados para que al colocar el cuchillo quede predefinido un ángulo de 20 grados, facilitando mucho el trabajo.

instrucciones afilador 20grados

En el mercado existen multitud de afiladores, nosotros vamos a echar un vistazo rápido a dos modelos: afiladores de una fase y los de dos fases, que son los más utilizados.

 

AFILADORES  UNA FASE

afiladores anysharp

Son afiladores sencillos con discos de carburo de tungsteno endurecido que suelen ser de tamaño pequeño, así que podréis hacerles fácilmente un hueco en la cocina para poder afilar vuestros cuchillos en un momento:

1.- Coloca el afilador en una base firme e introduce la hoja del cuchillo en la ranura con un ángulo de 90º.

2.- Desliza el cuchillo desde el final de la hoja hasta la punta con una ligera presión. Es importante hacer las pasadas siempre en la misma dirección.

3.- Repite los puntos anteriores entre tres y cuatro veces hasta conseguir el resultado deseado.

Si queréis saber más mirad este video: afilador una fase

 

AFILADORES DOS FASES

afilador duo wusthof

Estos modelos como bien dice su nombre, constan de dos ranuras: una para afilado grueso con afiladores de diamante (primera fase) y otra para el afilado fino, de cerámica (segunda fase).

¿Cómo usarlos?

1.- Coloca el afilador sobre una base firme e introduce la hoja del cuchillo en la ranura de afilado grueso, con un ángulo de 90º respecto al afilador.

2.- Mantén el cuchillo en posición vertical y pásalo presionando ligeramente en forma recta desde el final de la hoja hasta la punta del cuchillo.

3.- Haz varias pasadas hasta obtener el resultado deseado. No pases el cuchillo en ambas direcciones.

4.- Repite el proceso anterior en la ranura de cerámica.

Y para este afilador, también tenemos video: afilador dos fases

 


Además del afilado, para que nuestros cuchillos se mantengan como el primer día hay que tener en cuenta unas pautas básicas de limpieza y mantenimiento:

  • Aunque hay cuchillos que son aptos para lavavajillas, es mejor lavarlos a mano con agua después de cada uso y secarlos inmediatamente.
  • La mejor opción para guardar los cuchillos son las tacomas o soportes imantados de pared, ya que si los dejamos en los cajones, pueden chocar entre ellos y estropearse.
  • Es importante usar una tabla de corte apropiada que no dañe la hoja del cuchillo (madera, bambú o material sintético de calidad).

¡Ya tenemos las claves para que nuestros cuchillos estén perfectos para próximas recetas! Solo nos queda elegir las herramientas adecuadas para que nos acompañen durante mucho tiempo.

Déjanos tus comentarios