BIZCOCHITOS CON ALBARICOQUE Y SOBRASADA DE MALLORCA

Cuando os hablamos de la sobrasada de Mallorca, ya adelantábamos que os íbamos a contar la utilización de este embutido untable para elaborar postres.

Para realizar estos bizcochitos, vamos a utilizar unos moldes de aluminio, o unas latas de hornear. Si no disponemos de ellos, los podemos hacer nosotros mismos con papel de cocina plateado y la base de un vaso de cristal. Untaremos cada molde con un poquito de aceite de oliva y espolvorearemos por encima con un poco de harina.

bizcochos3

Dejaremos también listos unos albaricoques partidos por la mitad. Y obtendremos tantas mitades como moldes vayamos a utilizar.

En un bol, colocaremos 5 huevos crudos sin cáscara, con sumo cuidado de que no se nos rompan las yemas. Y con la ayuda del separador, colocaremos yemas en un bol aparte.

bizcochos6

Con la batidora mezcladora montamos las yemas junto con 150 gramos de azúcar y una pizca de vainilla en polvo. Batiremos hasta que veamos que dobla el volumen inicial.

Limpiamos la batidora, la secamos con papel absorbente y montamos las claras sobrantes, a punto de nieve. Cuando estén espumosas las mezclamos junto con las yemas. Añadimos 125 gramos de harina tamizada, muy poco a poco, hasta que se mezclen bien todos los ingredientes.

bizcochos8

Precalentamos el horno a 180 grados centígrados. A continuación, vertemos la preparación en los moldes hasta la mitad, y colocamos medio albaricoque, un trocito de sobrasada por encima y un poco de azúcar glass.

El truco, para que quede vistoso y los ingredientes no se muevan mucho, es colocar el albaricoque de tal manera que el lado convexo esté en la base. Es decir, el corazón del albaricoque estará situado en la parte exterior del molde. De esta manera el hueco que habrá quedado al quitarle el hueso, nos servirá para colocar la sobrasada, sin peligro a que se nos desmorone.

bizcochos5

Cocemos en el horno durante unos 20 minutos a 180 grados centígrados. Sacamos del horno, dejamos enfriar unos minutos, y sin quemarnos, retiramos de los moldes. Para su presentación, aconsejamos colocarlos sobre unos platos en donde habremos espolvoreado un poco de azúcar glas, y un cordón de sobrasada con miel. ¡Toda una experiencia culinaria!

 

Déjanos tus comentarios